TERAPIAS A BASE DE CBD

Las  investigaciones clínicas tienden a basarse en extractos de cannabis con un contenido conocido y estandarizado de principios activos, así como en el desarrollo de nuevas vías de administración como oral la nano molecular que supera cualquier eficacia de administración ya sea la sublingual, transdérmica, inhalada, en aerosol o rectal, para evitar los efectos perjudiciales del humo sobre los pulmones y mejorar la baja biodisponibilidad de la administración de los cannabinoides por vía oral que requieren de procesos digestivos.

Las  propiedades hacen que el CBD se utilice en el tratamiento de múltiples enfermedades crónico y neurodegenerativas, algunas pueden ser aliviadas como el insomnio, cefalea, cólico menstrual y el estrés; otras en cambio pueden ser tratadas y mejorar las condiciones de vida de los pacientes a corto y largo plazo, como lo es el dolor neuropático, dolor crónico, diabetes, cáncer, epilepsia, epilepsia refractaria, ateroesclerosis, artritis, fibromialgia, lupus, endometriosis, depresión, esclerosis múltiple, parkinson, sida (VIH), alzheimer, náuseas, vómitos, enfermedad de crohn, esquizofrenia, psoriasis, asma, glaucoma, hiperactividad (TDAH), enfermedades autoinmunes, síntomas psiquíatricos, síndrome tourette, espasticidad y el síndrome de abstinencia en personas con altos grados de adicciones de alcohol, cocaína y otras drogas.